Insomnia

o sea, no puedo dormir

Niebla

Esta semana es gris: hay humedad, niebla y llueve mucho. Estoy escuchando un tema depresivo de Lionel Richie en loop porque sí, porque tengo ganas de escucharlo una y otra vez. La oficina queda en un piso ocho, con vista al río. No tengo alrededor edificios altos que me tapen la niebla, que me disimulen que afuera está tan oscuro que parece de noche.

Pienso que la niebla de afuera está también un poco adentro y que hace un tiempito que me está costando ver el camino. La vida no tiene las flechitas que tiene la autopista para indicarte a qué velocidad deberías ir cuando la niebla no te deja ver lejos.

La niebla me tiene apática. Es un estado molesto, de calor y frío pero a la vez de nada, de gris. Necesito que llueva, que truene, una emoción que me sacuda la vida o que salga el sol y llegue la primavera y las flores y los colores y los domingos en el parque sin llevar abrigo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *